SPECIALISTERNE EN EL MUNDO

Red internacional de oficinas

Specialisterne Foundation

La Specialisterne Foundation es una fundación sin ánimo de lucro que tiene como objetivo crear empleo para un millón de personas con autismo/neurodivergentes a través del emprendimiento social, de la implicación del mundo empresarial y de un cambio global de mentalidad.

SPECIALISTERNE FOUNDATION

 
l
l

Cinco formas de hacer que las fiestas navideñas sean más accesibles para tus empleados autistas

Dic 14, 2023

De Jaime A. Heidel

The Articulate Autistic

 

Ah, las vacaciones. ¿Un momento de celebración, regalos, alegría y… crisis debido a la sobrecarga sensorial, las expectativas sociales confusas y los cambios en la rutina? Para muchos de tus empleados autistas, sí. ¿Por qué ocurre esto? Porque las cosas que hacen que las fiestas navideñas sean divertidas para las personas neurotípicas, son las mismas que las hacen poco divertidas para nosotros.

 

Te explico:

 

Si eres una persona neurotípica, relativamente extrovertida y que no lucha contra la ansiedad social, una invitación a la fiesta navideña de la empresa puede provocarte un agradable cosquilleo de expectación en el estómago. Sabes que estás a punto de participar en un evento social donde podrás disfrazarte, comer buena comida, consumir algunas bebidas para adultos, cotillear, bailar e intercambiar regalos. Será una oportunidad de ver a tus compañeros “en su estado natural”, por así decirlo; para conocerlos a un nivel más personal, ver a sus seres queridos y tener la oportunidad de establecer vínculos y hacer crecer tu red.

 

Si eres una persona autista, una invitación a la fiesta navideña de la empresa puede causarte un gran temor. Sabes que te verás obligado a usar ropa que te incomode, comer alimentos que no te resultan familiares, sentarte en un silencio incómodo mientras otros cotillean a tu alrededor y sentirte presionado a producir artificialmente las expresiones faciales “correctas” en respuesta a los regalos que recibirás. También se espera que mantengas bromas ingeniosas no solo con tus compañeros de trabajo, sino también con sus seres queridos, a quienes probablemente no conocerás hasta la noche de la velada navideña.

 

Esto no quiere decir que todas las personas neurotípicas o autistas tengan los mismos sentimientos acerca de las fiestas que mencioné en los ejemplos anteriores. Pero sí demuestra que las experiencias individuales son subjetivas, y que lo que la sociedad en general puede asociar automáticamente con la diversión, como una fiesta, para otras personas (neurodivergentes, introvertidas, ansiosas, sensibles, con enfermedades crónicas, discapacitadas, etc.) puede significar exactamente lo contrario.

 

Sin embargo, no es tan simple como afirmar que “las fiestas no son divertidas para nadie que no encaje en la categoría social dominante”. Las fiestas pueden ser divertidas para un grupo diverso de personas si son accesibles para ellas.

 

Entonces, aquí hay cinco formas de hacer que tus fiestas navideñas sean más accesibles para tus empleadas y empleados autistas:

 

  1. Permítales optar por no participar sin consecuencias sociales o profesionales.

 

La accesibilidad no siempre es brindar adaptaciones en un evento, sino también permitir que las personas opten por no participar en los eventos sin consecuencias sociales o profesionales.

Si tu empresa todavía sostiene la idea de que los empleados que no asisten a eventos sociales fuera del trabajo son extraños, antisociales o indignos de alguna manera, esa forma de pensar no solo está desactualizada, sino que también es capacitista.

 

Socializar nunca debería ser un requisito para el avance profesional, y la imposibilidad de asistir a eventos sociales no debería “afectar” a la reputación de una persona.

 

  1. Ofrece información clara y concisa sobre cómo llegar, aparcamiento e itinerarios.

 

No solo soy autista y tengo TDAH, también soy dispráxica y eso tiene un efecto profundo en mi capacidad para orientarme en el espacio. Antes del GPS, salir de mi barrio siempre era una apuesta para saber si encontraría o no el camino correcto, y si podría revertir las direcciones en mi cabeza para regresar a casa. Opté por no participar en muchos eventos por el simple hecho de que sabía que me perdería.

Aunque el GPS está mucho más extendido hoy en día, sigue siendo una buena idea proporcionar instrucciones claras y concisas sobre cómo llegar al lugar. Utiliza puntos de referencia y ofrece un número de teléfono al que los asistentes puedan llamar si se desvían en el camino.

Además, sé claro con el aparcamiento. ¿Está en la calle? ¿Hay un parking al otro lado de la calle? ¿Detrás del edificio? ¿Habrá aparcacoches? También he evitado muchas reuniones sociales porque no estaba completamente segura de la situación del aparcamiento, y no quería acumular tanta ansiedad y agotar gran parte de mi energía incluso antes de entrar al edificio.

Otra forma de brindar accesibilidad y reducir la carga mental de tus empleados autistas es ofrecer un itinerario si hay acciones programadas dentro del evento principal.

Por ejemplo:

 

  • 6 a 7 PM – Aperitivos y Bebidas
  • 7 a 8 PM – Cena
  • 8:00 a 8:30 PM – Intercambio de Regalos
  • 8:30 a 9:30 PM – Rifa de premios
  • 9:30 a 11:00 PM – Baile, socialización, tiempo libre
  • 23:00 PM – Fin de la fiesta

 

Saber qué esperarnos (y saber cuál es el mejor momento para tener en cuenta los descansos sensoriales y sociales) puede ayudar a aliviar los sentimientos de ansiedad y agobio.

 

  1. Sé consciente de la necesidad de tomar descansos sociales.

Es posible que tus empleados autistas no puedan permanecer en la sala principal y socializar durante toda la noche. Si notas que Tina se dirige al guardarropa o que Bob se sienta en su coche durante 20 minutos, es posible que estén tomando algunos descansos sociales muy necesarios. Resiste la tentación de tildar este comportamiento de grosero o antisocial. En realidad, están regulando su sistema nervioso para poder seguir siendo sociables.

 

  1. Ofrece un espacio sensorialmente agradable lejos de la fiesta principal.

Otra excelente manera de brindar accesibilidad en la fiesta de tu oficina es ofrecer una habitación o espacio específicamente designado para ser un refugio sensorial de la fiesta principal. De esta manera, tus empleados no solo no tendrán que esconderse entre los abrigos o en un coche helado, sino que “normalizarán” la necesidad de estos descansos y, al mismo tiempo, les brindarán una explicación incorporada.

 

  1. Haz adaptaciones para las necesidades dietéticas.

 

Este es un tema importante, pero también uno que con frecuencia se pasa por alto. Muchas personas autistas tienen aversiones sensoriales y alergias alimentarias que pueden hacer que participar en eventos sociales sea un desafío. Puedes brindar accesibilidad a estas personas realizando una encuesta por correo electrónico y/o preguntando sobre restricciones dietéticas mientras aún te encuentras en las etapas de planificación de tu reunión navideña.

 

En resumen

 

Existe el estereotipo de que las personas autistas evitan los eventos sociales porque no les gusta estar con otras personas un segundo más de lo necesario, pero ese no suele ser el caso. El problema no es estar rodeados de gente, sino más bien la falta de conocimiento que la sociedad tiene sobre cómo las personas autistas experimentan el mundo.

Planeándolas con conocimiento y de manera accesible, las fiestas navideñas no tienen por qué ser algo que tus empleados neurotípicos esperen con ganas y que tus empleados autistas teman; pueden ser un lugar donde personas de todos los neurotipos se encuentran en un punto medio y lleguen a acuerdos para encontrar cosas en común y crear un verdadero sentido de comunidad.